El storydoing: de las palabras a los hechos

La mayoría hemos oído hablar del storytelling y el arte de la palabra pero, ¿conocéis el concepto del storydoing? Este vocablo llega para quedarse y es que hoy en día no basta con las palabras sino que hay que pasar a la acción, eso es precisamente el storydoing.


Y eso, ¿qué implica? Que las marcas y las empresas deben ofrecer una verdadera experiencia en torno a los valores que predican y no solo repetirlo esperando que la gente se lo crea. Se trata de trasladar a hechos todo lo que la empresa dice que es, contribuyendo así a reforzar la conexión emocional con todos sus stakeholders especialmente el compromiso en el caso de los empleados y los nuevos talentos.



El storydoing va directo a la experiencia y fortalece la credibilidad incluso cuando hay crisis reputacionales. En el caso de las marcas o de los productos el salto al storydoing es crear experiencias en torno a los productos que pongan de manifiesto que la marca practica lo que predica. Por ejemplo, es el caso de Red Bull que organiza eventos de riesgo y aventura a través de los cuales transmite la “energía” de su marca.


El arte de ser coherente.


Es un concepto cuya importancia está creciendo de forma exponencial. Las nuevas generaciones son activistas, creadoras de contenido digital, desconfiadas y fieles a sus valores y no basta con venderles experiencias sino que éstas deben ser creíbles y estar 100% adaptadas a la realidad. Una de las formas más rápidas de trabajar el storydoing es hacer participar a tu audiencia, a tus clientes y en el caso de la gestión del talento, a tus empleados. Ellos son los protagonistas de tu marca, y las conversaciones en tiempo real los convierten en embajadores consiguiendo una clara conexión entre palabras y hechos: el arte de ser coherente.


Ahora, en medio de esta lucha por el talento, son los empleados quienes eligen donde quieren trabajar y quieren saber que comparten valores con la empresa. Si esos valores se basan solo en palabras que no pasan a la acción o que no lo hacen de la forma en la que se explica, pueden pasar dos cosas: o bien los candidatos no confiaran en lo que la empresa dice y por tanto posiblemente optarán por otra o si lo hacen quizás no se encuentran con aquello que esperaban y no permanecerán en la empresa o lo harán con un compromiso menor.


Esther Castaño, Directora de Comunicación Interna de Iberdrola lo tiene claro ”estamos haciendo un gran esfuerzo por situar al empleado en el centro de la comunicación. Se trata de la figura más creíble para contar las historias de la compañía. Les ofrecemos formatos frescos e innovadores en los que ellos mismos son los protagonistas. De esta manera les convertimos en los mejores embajadores de la compañía”


Si la gente quiere saber realmente cómo es una marca, una empresa, sus valores, su cultura y qué hay ahí dentro lo buscaran, lo investigaran e intentaran estar seguros que eso es lo que quieren.


El storydoing es transparencia y coherencia. Si la gente quiere saber realmente cómo es una marca, una empresa, sus valores, su cultura y qué hay ahí dentro lo buscaran, lo investigaran e intentaran estar seguros que eso es lo que quieren. ¿Por qué no darles lo que necesitan?


En bqual damos a las empresas una ventana para mostrarse tal y como son, transparentes y diversas utilizando a sus empleadas como mejores embajadoras y a l@s emplead@s o exemplead@s de las empresas les damos voz para que cuenten al mundo cómo es trabajar allí, cuál es la cultura en cuanto a la igualdad de género y como se apoya el talento femenino. 21 indicadores que abarcan aspectos específicos como las mujeres en cargos de responsabilidad o la evolución tras la maternidad pero también temas más genéricos que nos afectan a todos como el ambiente laboral o la conciliación. Queramos o no la transparencia es algo buscado, tod@s queremos saber y tod@s podemos opinar y ahora ya puedes hacerlo de forma anónima aquí.