La conciliación familiar en verano

Se acercan las vacaciones de verano y con ello un sinfín de problemas para combinar el trabajo con la gestión de los niños. Si durante el año ya resulta complicado, en esta época en la que los niños no tienen cole todavía se acentúa más el eterno problema: ¿Cómo lo haremos con los niños durante todo el verano? Si nosotras sólo tenemos alrededor de un mes de vacaciones y ellos 3 meses, nos quedan dos meses en los que tendremos que hacer virguerías y auténticos malabares para podernos combinar.


En España se trabajan de media 300 horas más al año por persona respecto a otros países Europeos. Uno de los principales problemas es que las empresas valoran el presencialismo y no tanto el rendimiento. En verano normalmente estamos pensando en vacaciones y en cómo lo vamos a hacer para combinar trabajo con familia. La implementación de una jornada intensiva, del horario flexible o de la posibilidad de hacer teletrabajo nos ayudaría a centrarnos más y mejoraría nuestro compromiso. Según un estudio sobre la efectividad de esta medida[1], las compañías “perciben que aumenta la productividad, asegura la retención de los trabajadores, reduce la rotación laboral, refuerza su compromiso con la organización y mejora el rendimiento de las personas”.


El problema con el que nos encontramos es que, a pesar de todo esto, muchas empresas no toman medidas de este tipo y nosotras debemos lidiar con el problema. Tenemos diferentes alternativas pero la primera de ellas pasa por preguntarnos ¿hemos pedido aquello que necesitamos? Si nos preocupa este tema quizás lo primero que debemos hacer es hablarlo y pedir aquello que queremos. Muchas veces damos por sentado que la empresa nos dirá que no, que nadie lo ha pedido nunca, que quizás me perjudica… En ocasiones puede ser así por un problema de cultura o valores de empresa pero en muchas otras quizás es un problema de comunicación. Un problema que viene dado por suponer que la otra parte sabe lo que quiero aunque no se lo hayamos dicho, o por la falta de confianza en nosotras mismas o el miedo de afrontar una situación que nos parece incomoda. Pero, ¿qué puede ocurrir? ¿Que obtengamos una respuesta negativa? Si eso pasa, simplemente sabremos cómo es la empresa en la que estamos y cómo gestiona este tipo de situaciones. Conoceremos un poco más el sitio en el que estamos trabajando y sí, tendremos que buscar otra alternativa para conciliar en verano. Pero lo que es seguro es que, por nuestra parte, nos habremos mostrado transparentes.


Si no conseguimos que nos faciliten la labor, hay algunos consejos que es importante tener en cuenta:

1) Mantén una cierta rutina: Es normal que nuestro ritmo cambie en verano pero debemos intentar mantener una rutina y horarios con los niños. Unas horas de levantarse, de comer, de irse a la cama… Las rutinas aportan equilibrio y todo ello contribuye a la calma y estabilidad del día a día.

2) No te sientas culpable: Sentirse culpable es algo que, desgraciadamente, muchas veces es intrínseco a la maternidad. Tener que trabajar mientras los niños tienen vacaciones es una cuestión cultural y social y no es culpa tuya.

3) Si quieres que tus hijos hagan alguna actividad o campus de verano no lo dejes para el último día: La mayoría de familias tienen el mismo problema que nosotras y por lo tanto hay bastante demanda de actividades de verano. Planifícalo con tiempo para no encontrarte sin plaza.

4) El aburrimiento no es malo: ¿Quién no se ha aburrido en verano? El aburrimiento es algo bueno que hace despertar la creatividad e imaginación de los niños y también les ayuda a ser autosuficientes. No quieras mantenerlos sobreocupados o con grandes planes de forma continuada, así sólo conseguirás agobiarte a tí misma y a ellos.


Las empresas deben tomar conciencia que, facilitando la conciliación, consiguen empleados más comprometidos y más felices y también atraen y retienen mejor el talento. Seguramente si supiéramos que hay empresas que gestionan mejor estos temas, preferiríamos trabajar en ellas antes que en otras. La única manera de saberlo es contando nuestras experiencias en las empresas, hacerlo público. Solo si hablamos es posible aportar transparencia y sólo la transparencia nos puede ayudar a mejorar los puestos de trabajo para las mujeres.


Si no sabes cómo se sienten las mujeres dentro de una empresa, ¿cómo vas a saber si realmente te interesa trabajar allí? Ahora podemos ayudarnos entre nosotras creando el primer ranking de empresas que apoyan el talento femenino a partir de las valoraciones reales de las mujeres. Súmate al cambio aportando tu valoración de forma rápida y completamente anónima.





[1] Is telework effective for organizations? Brittany Harker Martin, Rhiannon MacDonnell (Haskayne School of Business, University of Calgary, Calgary, Canada)